martes, 31 de mayo de 2016

MAPA MUDO PARA PRACTICAR LOCALIZACIONES DE 2º BACHILLERATO

Os dejo dos versiones: una con los límites de las provincias poco marcados, y otro con perfiles en negro. Son de "cosecha propia", usando como base un mapa mudo físico que circula mucho por Internet. 



2º BACHILLERATO. RESUMEN DE PRÁCTICAS PARA LA P.A.U. SELECTIVIDAD


  • Comentario de un texto geográfico. Ejemplo en el libro de texto, pág. 446.
  • Comentario de datos estadísticos. Ejemplo.
  • Comentario de mapas temáticos. Ejemplo.
  • Comentario de gráficos. Ejemplo
  • Comentario de un climograma. Ejemplo.
  • Comentario de un perfil (o corte) topográfico.(Solucionado)
  • Comentario de un hidrograma o régimen de un río (págs. 106-107 del libro). (Solucionado)
  • Comentario de una cliserie (pág. 97 y 109 del libro). Ejemplo Cordillera Cantábrica.
  • Comentario de una pirámide de población. 
  • Comentario de un plano urbano. Libro de texto págs. 350 y 352.
  • 2º BACHILLERATO. EJEMPLO DE COMENTARIO DE UNA CLISERIE: LA CORDILLERA CANTÁBRICA

    El ejercicio práctico de referencia se trata de una cliserie, o gráfico que representa el escalonamiento de la vegetación en función de la altura. Las causas del escalonamiento son las variaciones climáticas ocasionadas por el progresivo incremento de la altitud. Las temperaturas disminuyen entre 0,5º y 0,6º C por cada 100 metros de ascenso y las precipitaciones se incrementan por el enfriamiento del aire. El resultado es un escalonamiento climático desde la base a la cima y, como consecuencia, un escalonamiento de la vegetación.

    La práctica trata sobre la Cordillera Cantábrica, cuya vegetación reviste un interés especial al tratarse de una zona fronteriza entre los climas oceánico-atlántico y mediterráneo de interior. Además del clima, las formaciones vegetales dependerán de una zona de umbría y de barlovento más húmeda, en este caso, la ladera Norte, mientras que la zona de solana y sotavento será la zona Sur. Todo ello dará lugar a grandes diferencias entre la cara septentrional y la meridional

    -Ladera Norte:
    ·Entre los 0 y 500 metros, domina el robledal. El roble no soporta veranos calurosos, tiene menor tolerancia al frío y no requiere de una gran humedad, por eso se sitúa en las cotas más bajas. Su crecimiento es lento y su madera dura se utiliza para la construcción y fabricación de muebles, así como combustible para calefacción.

    ·Entre los 500 y los 1700 metros, destaca el haya, que tolera mal el calor y muy bien el frío. Requiere de mucha humedad, por lo que se explica la altitud en la que se encuentra. Recibe mucha más humedad que la ladera sur, lo que explica su distribución más amplia en la cara norte.
    El haya se adapta a suelos calizos y silíceos, aunque prefiere los calcáreos. Su crecimiento es bastante lento y su madera dura y de buena calidad. Se emplea para elaborar muebles y utensilios.

    ·Entre los 1700 y 2200, se encuentra la landa, que es una vegetación densa, de matorral. Sus especies más abundantes son el brezo, la escoba y la retama. Aparece como degradación del bosque caducifolio. Suele usarse para cama de animales y, luego, como abono.

    ·Por último, entre los 2200 y 2500 metros, encontramos prados y rocas desnudas, propio de la zona atlántica en los pisos de cima.

    Ladera Sur:
    ·Entre los 0 y los 800 metros, domina la carrasca, correspondiente a una derivación de la encina. Es resistente a la sequía y se adapta a todo tipo de suelos. Su madera es muy dura y resistente. Su presencia confirma que es la ladera de sotavento, y de clima mediterráneo de interior, ya que requiere de poca agua para su supervivencia.

    ·Entre los 800 y 1300 metros, encontramos el melojo, que es una especie de árbol del género de los robles.
    ·Entre los 1300 y los 1750, predomina el haya, más habituado a la humedad, pero con una extensión muy inferior a la de la cara norte.
    ·Entre los 1750 y los 2200, la landa.

    Como conclusión, la aparición de vegetaciones con necesidades más evidentes de humedad en la ladera norte, nos lleva a pensar que se trata de la zona de barlovento, y con un clima menos seco que en la ladera sur. Por su parte, la existencia de especies que conllevan de mejor manera las sequías en la zona sur, nos confirman la zona de sotavento, pues sus precipitaciones son mucho más escasas, especialmente en la base de la montaña.


    La distribución amplia del haya en el norte revela una vegetación típica del clima oceánico, mientras que la existencia de encinas en la ladera sur nos habla del clima mediterráneo de interior.  

    2º BACHILLERATO. EJEMPLO DE COMENTARIO DE UN CLIMOGRAMA


    Las precipitaciones, 515 mm, son moderadas (entre 800 y 500 mm), pero tendiendo a escasas (800-300 mm), lo que ya apunta a un posible clima mediterráneo. Su distribución es irregular, con más de dos meses secos, es decir, por debajo de 30 mm de precipitaciones: junio, julio y agosto, seguidos por febrero y marzo, aunque en éstos dos últimos casos superan los mencionados 30 mm. Las mayores precipitaciones se dan en los tres últimos meses del año, destacando el caso de diciembre, que supera ampliamente los 60 mm, y que en ocasiones se darán en forma de nieve. Hay un máximo secundario en el mes de mayo. El mínimo se da en el mes de julio, con un mínimo secundario en el mes de marzo. La distribución y cantidad de las precipitaciones siguen apuntando a la posibilidad de que sea un clima mediterráneo.

    La temperatura media anual, 11,08 ºC, es fresca, aproximándose a baja (<10 ºC), con una amplitud térmica alta (más de 16º C de diferencia entre el mes más frio y el más cálido), que es típica de las zonas del interior peninsular. El verano es fresco o poco cálido, ya que ningún mes supera los 20º C de media, y el invierno es frío, con temperaturas inferiores a 6ºC. Estos datos apuntalan la tesis de que es un clima mediterráneo de interior, y septentrional.

    El análisis de la aridez desvela que ésta existe en los meses de junio, julio y agosto según el índice de Gaussen (el doble de la temperatura en grados centígrados es inferior a las precipitaciones en milímetros). El índice de De Martonne arroja un resultado de 24,43 (515:21,08), lo que lo sitúa entre los climas semihúmedos.

    Con todos estos datos podemos clasificar este climograma como perteneciente a un clima mediterráneo continentalizado o de interior. Más concretamente, se sitúa en la mitad norte de la Meseta, lo que se deduce del fresco verano y del frío invieron. Además, está en una altitud elevada (la estación meteorológica de La Virgen del Camino está a 916 m de altitud). La ciudad está muy cerca de las montañas, lo que explica su régimen de precipitaciones, que en invierno suelen caer en forma de nieve. En verano se deja notar la influencia del anticiclón de las Azores, disminuyendo las precipitaciones. La lejanía del mar se denota en la gran amplitud térmica y los contrastes entre el estío y el invierno. En invierno suelen llegar borrascas de frío polar o siberiano, que dejan grandes cantidades de nieve que al deshelar en primavera pueden llenar los embalses y provocar riadas.


    En cuanto a la influencia del clima en el medio, este tipo de clima conlleva una vegetación mediterránea, de hoja perenne, y de matorral mediterráneo, destacando la encina, aunque el arbolado se conserva en pocos sitios debido a la acción humana con la agricultura. El régimen de los ríos es irregular, con un fuerte estiaje y con grandes avenidas en los deshielos. Los suelos son pardo calizos y tierra parda meridional.  

    2º BACHILLERATO. EJEMPLO DE COMENTARIO DE TABLA ESTADÍSTICA Y GRÁFICO

    (1.Aspectos generales)
    (Identificación de fuente) Nos encontramos ante una tabla estadística con su respectivo gráfico. La tabla es simple, y el gráfico es de tipo lineal. (Fenómeno geográfico representado) Ambos representan los incendios forestales en España desde el año 1965 hasta el 2006, distinguiendo entre la superficie arbolada y la no arbolada que fueron arrasadas por el fuego. (Forma en que se ofrecen los datos) Los datos se ofrecen con cifras absolutas. En el gráfico el eje de abscisas (u horizontal) representa los años, agrupados en quinquenios desde 1965 hasta 2005, y siguiendo de año en año hasta 2006. El eje de ordenadas (o vertical) refleja la superficie quemada en hectáreas, de cien mil en cien mil, hasta la cota máxima de 600 000. En el caso de la tabla se añade también el número de incendios, pero en ambos casos no consta la fuente ni la fecha de los datos.

    (2.Comentario)
    (Definición del fenómeno geográfico representado) Tanto la tabla como el gráfico representan un mismo fenómeno: el de los incendios forestales. En algunos casos se desencadenan por situaciones naturales (aridez estival en la que la sequía coincide con momentos de intenso calor). Sin embargo, la localización de los incendios pone de manifiesto que las condiciones naturales no son las únicas responsables de los incendios, sino que éstos en una gran parte son provocados —por negligencia (quema de rastrojos, descuidos de excursionistas…) o intencionadamente con el fin de obtener un cambio en los usos del suelo (pastos, negocios inmobiliarios)—. La propagación de los incendios se ha visto también favorecida en las últimas décadas por el abandono de las áreas rurales y el consiguiente descuido del bosque y por la repoblación forestal con especies pirófilas (pinos, eucaliptos).


    (Evolución de los datos y explicación del fenómeno) Analizando la evolución de los datos resulta fácil comprobar que fue el año 1985 en el que se registró la mayor superficie quemada de todo el periodo analizado, tanto entre la superficie arbolada como entre la no arbolada (matojos, arbustos y monte bajo). Sin embargo en la tabla puede apreciarse que ese no fue el año con mayor número de incendios, ya que ese puesto le corresponde al año 1995, con 25827 en su haber. De hecho, todos los años posteriores a 1985 registran una mayor cantidad de incendios que ese año. De ello podemos deducir que en 1985 la superficie quemada alcanzó una mayor amplitud debido quizá a las elevadas temperaturas estivales, que pudieron ser superiores a las de otros años, y que habrían facilitado la propagación del fuego. A partir de ese año la superficie arrasada desciende, aunque hay picos en el año 2000 y 2005, y uno secundario en 2003. En el gráfico se aprecia una clara correlación entre superfice quemada arbolada y la no arbolada. A pesar de que hasta 1975 la superficie quemada arbolada superaba a la no arbolada, desde ese año la situación se ha invertido, estando siempre por encima la no arbolada hasta el último año del periodo (2006). Estas oscilaciones pueden deberse al carácter intencionado de muchos de los incendios, que responden a diversas causas, como hemos dicho, por lo que su número y alcance son impredecibles, así como su tendencia en el futuro. En cualquier caso, desde 1995 se observa un descenso en el número de incendios, aunque con importantes repuntes en 2004 y 2005. Lo mismo puede decirse respecto a la superficie arrasada, aunque aquí los repuntes se dieron, como ya dijimos, en el año 2000, 2003, y 2005. La creciente despoblación rural hace temer que este fenómeno catastrófico pueda ir aumentando con el tiempo.

    lunes, 30 de mayo de 2016

    2º BACHILLERATO. TEMA 21. MORFOLOGÍA Y ESTRUCTURA DE LAS CIUDADES ESPAÑOLAS

    - PRINCIPALES ETAPAS DEL PROCESO DE URBANIZACIÓN ESPAÑOL.
    - EL CASCO ANTIGUO: ELEMENTO ESENCIAL DE LA CIUDAD HEREDADA.
    Características de los centros históricos. Su especial significado en las ciudades de Castilla y León
    - LA HETEROGENEIDAD DE LA “ZONA DE TRANSICIÓN”.
    El ensanche burgués como forma de crecimiento planificado. La doble funcionalidad (terciaria y residencial) de este tipo de espacios.
    Los barrios obreros y la presencia residual de espacios no residenciales.
    - LAS ÁREAS DE CRECIMIENTO URBANO CON FUNCIÓN ESENCIALMENTE RESIDENCIAL.
    La diferenciación social como elemento distintivo de este ámbito.
    - LA DIVERSIDAD SOCIO-FUNCIONAL DE LA CORONA EXTERIOR.
    Las funciones industriales y terciarias.
    La diversidad de espacios residenciales.
    - LA COMPLEJIDAD DE LOS ESPACIOS PERIURBANOS.

    CONCEPTOS
    Estructura urbana, morfología urbana, sistema urbano, casco histórico. C.B.D, ensanche, suburbio, chabolismo, ciudad dormitorio, conurbación, área metropolitana, área periurbana, plano ortogonal, poblamiento concentrado, poblamiento disperso.

    PRÁCTICAS.
    Comentario de planos (o fragmentos de planos) de ciudades españolas, especificando la ciudad de qué se trata.
    Distribución espacial de las aglomeraciones.

    2º BACHILLERATO. EJEMPLO DE PRÁCTICA DE COMENTARIO DE UNA PIRÁMIDE DE POBLACIÓN SOLUCIONADO

    Tenéis las claves  para realizar el comentario en las págs. 312-313 del libro de texto (Anaya), aunque se pueden deducir del texto que os adjunto:

    miércoles, 18 de mayo de 2016

    2º BACHILLERATO. EJEMPLO DE PRÁCTICA DE COMENTARIO DE UN MAPA TEMÁTICO (SOLUCIONADO)

    Comente y valore la distribución territorial de empresas industriales en las distintas comunidades autónomas.
    [Aspectos generales o formales] Nos encontramos ante un mapa temático de coropletas, de tipo cuantitativo, que refleja datos absolutos. Representa el número de empresas industriales en España con uno o más asalariados, fijando su distribución por comunidades autónomas. Los datos están sacados de la Encuesta Industrial de Empresas de 2007, tal y como aparece en la leyenda, lo que nos proporciona el marco cronológico y la fuente. En este caso es una fuente oficial, ya que esta encuesta la realiza anualmente el INE.

    [Comentario] Tal y como indica el título, en el mapa se representa la concentración de empresas industriales en las diferentes comunidades autónomas, lo que nos señalará la diversa y heterogénea distribución de este subsector del sector secundario.

    Atendiendo a la gradación de colores (de grises en este caso), se hace evidente que la mayoría de empresas industriales se concentra en Cataluña (30.790), a pesar de su reducido tamaño si la comparamos con otras autonomías. Le siguen a gran distancia Andalucía (21278) y la Comunidad Valenciana (20.699). Todavía a mayor distancia se encuentra Madrid, con 15249, a pesar de ser una comunidad uniprovincial. Por el lado contrario, destacan negativamente Cantabria (1574), que tiene el mínimo nacional, y La Rioja, con 1810, siendo reseñable que son dos comunidades autónomas uniprovinciales de pequeña extensión.

    Por lo tanto se aprecia una mayor concentración de empresas industriales en la cornisa mediterránea y en el centro, y una menor abundancia en la cornisa cantábrica, Extremadura y La Rioja.

    De todas formas, el tamaño de las comunidades autónomas introduce un sesgo, ya que a mayor extensión, mayor cantidad de empresas. A pesar de ello se observa un mayor dinamismo en algunas autonomías pequeñas, debido a diversos factores, como la tardía, fragmentaria y desigual participación de España en la Revolución Industrial, que se limitó a Cataluña, País Vasco y Madrid.

    Asturias y Cantabria, por su parte, se ven afectadas por la reconversión industrial de los años 80.

    El mapa es de 2007, es decir, justo antes del comienzo de la crisis, por lo que después de ese año seguramente se haya producido la desaparición de numerosas empresas industriales.

    Este mapa refleja los problemas estructurales de la industria española, con un reducido tamaño empresarial, donde predominan las pequeñas y medianas empresas (PYMEs), y con una concentración en lugares muy determinados. No es previsible que esta situación varíe en el futuro, salvo que nuevas tecnologías industriales, como la impresión 3D, ayuden a lograr una mayor participación de los territorios con menos empresas industriales.


    [Se podría completar con datos concretos sobre la industria en España: porcentaje en el PIB, en población activa, etc.]